El relato de viaje

El relato de viaje

A través de estos relatos solo se busca dar una luz dentro del amplio campo de la literatura de viajes, con la idea de posibilitar al mismo tiempo la distinción entre los distintos géneros que se presentan dentro de tan amplio espectro. ‘Relato de viaje’ se presenta como un género específico que cuenta con determinados rasgos que subyacen en todo su planteamiento y que además nos permitirá discriminar, entre diversas obras de muy distinto calado.

El relato de viaje, posiblemente por presentarse con una condición que no es estática, podría decirse que es una forma literaria un tanto complicada del conceptualización. Más, cuenta con suficiente entidad e identidad compara para considerarse como un género literario autónomo cuyas características propias lo delimitan y lo definen como tal.

El ‘relato de viaje’ no debe ser enmarcarlo dentro de la literatura de ficción; ya que se trata de una literatura que está basada en la experiencia viajera de su autor.

En medio de tal afirmación, es posible establecer una dialéctica que divaga desde los relatos de viajes ficticios y los factuales, es decir, los que son realizados por el autor. Dos extremos opuestos, ficción y realidad, pero sin embargo, en oportunidades suelen solaparse, al mezclar lo literario y lo que es estrictamente documental.

Este terreno un se nos muestra como un tanto lábil y que no ha sido óbice para remarcar la necesidad que pueda existir de establecer algunos rasgos que le permitan encasillarse bajo un marco común dentro del amplio abanico de narraciones de carácter viajero.

Si se quisiera establecer una frontera para separar un relato de viaje de otras narraciones, está no será una tarea sencilla de delimitar, y ello es debido a que las líneas de demarcación que los convierte en autónomos e independientes suelen difuminarse entremezclándose con otros géneros que se encuentran en sus límites, por lo que se podría caer en el error de considerar a las novelas de aventuras o quizás las de ciencia ficción como relatos de viaje.

Y en definitiva, no lo son. De modo que, resulta bastante interesante reconocer los rasgos que son fundamentales y que logran definir dicho género narrativo que, de acuerdo a la propuesta de Alburquerque (2011), se puede esquematizar por medio de binomios opuestos, que están enfrentados entre sí, de modo que el exceso de uno y el defecto del otro dan lugar a un encuadre dentro del género del relato de viaje o no.

Estos binomios se establecen como: factual/ficcional, descriptivo/narrativo y objetivo/subjetivo. De manera, que los rasgos definitorios del relato de viaje se encuentra configurado como un discurso factual que presenta dosis de realismo descriptivo más allá de la mera narración.

Abunda la objetividad en el momento de que el escritor transmita su experiencia viajera, sin que tan enfoque suponga un menoscabo de la visión que le puede brindar el propio autor. Si hacemos a un lado el relato factual con la idea de alcanzar una literatura de ficción, entonces podemos abandonar las fronteras del género del ‘relato de viaje’, para adentrarnos en la literatura de ciencia ficción, utopías o novelas de aventuras.