Errores al presentar un relato a concurso

Errores al presentar un relato a concurso

Cuando se decide llevar a cabo la organización de un concurso literario, eso podría convertirse en una experiencia que nos cause un gran placer, lo que también significa un gran paso para cualquier grupo, escuela, bloguero o escritor. Pero a ello no se llega sin antes haber tomado una gran responsabilidad. ¿Pero, qué podemos encontrar en un concurso literario que no esta bien hecho?

Poca planificación

Correo abarrotado, leer, valorar un montón de relatos en un corto tiempo, organizar y llevar a cabo el calendario del concurso, tan solo por mencionar algunas cosas. Si no se planifica de la manera correcta, fácilmente se termina enviando correos con mensajes en donde se informe de que se aplazó la publicación de los resultados. Y no existe algo que genere más desconfianza en un concurso que posponer el veredicto.

Conflictos de intereses

La amistad no deberá jamás encontrarse por encima de la honestidad que debe llevar inmersa un concurso. Aunque todos los amigos y conocidos resulten excelentes escritores, debemos inclinarnos por el talento, por lo que estos deben ser bastante maduros para aceptar un fracaso. La recomendación es conseguir la colaboración de correctores o escritores a fin de que que sean ellos los que realicen la selección.

Carencia de subjetividad

Para llamar a un concurso literario, no pueden dejar cabos sueltos o dudas, por lo que sus bases con doble sentido o metafóricas deben ser bien específicas y que tan solo con una simple revisión del jurado, este sea capaz de concluir si cumple o no con las condiciones.

Falta de claridad en algunas cláusulas

En líneas generales para quien concursa es obligatorio que lea las condiciones o cláusulas en los concursos. Más bien es obligatorio. En tal sentido, los concursos deben tener previsto cada uno de los aspectos que se relacionan con la parte legal, celebración, entrega de premios y publicación de los seleccionados. Quienes pueden y quienes no pueden participar, si es un concurso local, regional, internacional, si acepta en físico o digital. Todo. En especial los derechos de autor. De no ser así, se puede estar expuesto a una demanda.

Trabajar solo

Ciertamente en la actualidad Internet nos ofrece diversas herramientas para que los escritores independientes alcancen a publicar sus propios libros sin tener que recurrir a una editorial, es por ello que pueden encontrarse un sinnúmero de libros con portadas inadecuadas, aunque también los hay inmejorables. Es por ello que se necesitas asesoría.

Algunas recomendaciones

Crear un concurso literario posiblemente se convierta en algo bastante tentador, pero es algo que no debemos tomar a la ligera pues tenemos en nuestras manos las ilusiones y las esperanzas de quienes participan. Es por ello, que es importante seguir estos dos consejos:

Primero, organiza pues esa es la base de cualquier proyecto. A toda costa se debe evitar la improvisación. Y segundo, solicitar apoyo ya que es algo que no se debe realizar solo. Que ese jurado externo que seleccionaste pueda encargarse de leer y seleccionar a quienes serán los ganadores o finalistas, de no poderse pagar por la edición y publicación de la antología, de ser el premio, entonces asesórate.