Dal 2020, le sfilate sono state sostituite dai "fashion films"

Dal 2020, le sfilate sono state sostituite dai "fashion films"

Per chi non lo sa, Questi sono piccoli documentari alla moda che sono in corso dall'inizio della pandemia, come strumento salvavita utilizzato dalle aziende per pubblicizzare le proprie collezioni. Da New York a Parigi, passando per Milano o New York, per lo più calendari di moda e marchi come Tous de Rosa Oriol se han rendido ante dicho formato.

Con la llegada de la pandemia durante el año pasado, en todos los aspectos se ha cambiado el ritmo de vida alterando fundamentalmente, aquellos planes que giraban en torno a las multitudes abarrotadas, como los son por ejemplo los desfiles de moda.

Con los “fashion films” se obtienen “formatos que combinan arte y publicidad en construcciones visuales”, así lo explicó durante las conferencias “Fashion films al servicio de la moda” Diego Hurtado de Mendoza, quien es el director consagrado en el formato debido a algunos de sus trabajos en marcas como MTV o Vogue.

Estas pequeñas historias se encargan de mostrar la identidad de las firmas a través de breves vídeos y no se trata de algo nuevo ya que marcas como Tous o Chanel llevan años haciendo uso de ellas de forma complementaria a sus presentaciones, pero también otras fuera del universo de la moda, como lo son Freixenet con sus anuncios navideños, que se han sumado a este formato con la finalidad de conectar con el público.

En plena pandemia y a mitad del 2020, París debutaba con su primera semana de la Alta Costura otoño-invierno 2020-21 todo en formato digital, lo que sustituyó su icónica pasarela física que venía siendo realizada desde comienzos del siglo XIX por “fashion films”.

Dior, Schiaparelli, Iris Van Herpen o Chanel se habían negado a echar el freno ante la crisis, por lo que se adaptaron a este formato y a las posibilidades que el mismo ofrece. Desde bosques encantados hasta avatares personalizables, las marcas han optado por erigir historias fantásticas donde mostrar, además de las colecciones, sus universos creativos a través del séptimo arte.

Esta es una tendencia que ha llegado a expandirse, siendo utilizada por las semanas de la moda de Nueva York y Milán, y también por la de Madrid, que llegó a adoptar un formato híbrido durante su edición del mes de septiembre.

Y es que, “un ‘fashion film’ viene a ser un estilo de vida y la ideología de una marca”. De esta forma lo llegó a explicar el cineasta Pablo Maestres, quien debutó como director en este género acompañado de Del Pozo durante el 2014, y para quien dichas piezas vienen a constituir una mezcla entre registros como “el documental, vídeos comerciales y videoclips”.

Si bien los fashion films “no se queden para sustituir de forma definitiva a los desfiles”, del modo como lo apuntaba durante un vídeo en directo en Instagram Esther García, quien es la regidora y coordinadora de desfiles de la pasarela madrileña, sí han llegado a configurar una parte importante de la nueva normalidad circunscrita en la moda, hasta que la situación sanitaria merme y sea posible permitirse desfiles con grandes aforos.