La literatura nos ofrece el origen de la Barbacoa de donde no lo imaginábamos

La literatura nos ofrece el origen de la Barbacoa de donde no lo imaginábamos

Solo con pensar en unas chuletas, unos chorizos y unos vegetales bien asados, de seguro se nos hace agua la boca. Pero ¿De dónde nació la barbacoa? 

De acuerdo a la leyenda, se sabe que la barbacoa fue inventada hace siglos en un pequeño reino de Europa después de una disputa que surgió entre un barón y el maestro herrero que había contratado y quien debía fabricar una verja alrededor de su castillo. 

El artesano se equivocó en los cálculos del diámetro del cercado acabando con un buen excedente de metal. Ante tal situación, el noble se negó a pagar el hierro que sobraba. Fue entonces cuando, como una manera de venganza y reclamación, el herrero cosió día y noche carne frente al castillo usando parte del remanente de acero como soporte a modo de rejilla.

Encontrándose harto de la humareda que provocaban los chuletones y los chorizos, el barón terminó por desembolsar los dos ducados que le venía reclamando el herrero, asi fue como nació la mejor barbacoa ahumador

En realidad la barbacoa se trata de un invento que es tan antiguo como el fuego, aunque hay que atribuirle una patente a manos de los taínos. Asentados en las islas del Caribe, quienes para cocer la carne de sus cazas usaban un utensilio de leños verdes situado sobre las llamas de un fuego amagado en una fosa longitudinal. 

A ese primitivo artilugio de cocina lo denominaban barbacúa, siendo este un término que, con la llegada de los colonos españoles pasó a usarse también para describir la técnica de cocción mediante el calor irradiado por brasas o llamas. Esa forma de cocinar terminó extendiéndose alrededor del mundo. 

Si transitamos de los asados en Argentina, hasta las numerosas variaciones en Estados Unidos, China y su char siu, el stir rying mongol, el güi coreano, el khorovats de Armenia, o el mangal turco, la barbacoa se han encargado de dejar de ser un simple sistema de elaboración de carnes (y pescados y verduras) que alimentada de madera, carbón vegetal o gas, deviene en todo un acto social.

La barbacoa ha sido materia de inspiración para himnos de la pachanga estival, ya que no hay nada mejor que un día de sol acompañados de los amigos, unas brasas calientes y unas cervezas frías. .

En estos previos, la práctica rejilla, se ubica en 1832 fue aprobada en Uruguay una amnistía en la que millares de presos políticos y reos comunes pudieron recobrar su libertad. Esta fue una Ley que se acogió con grandes festejos en todo el país.

Sobre todo jaranosas fueron las celebraciones en los presidio en la cárcel de la Colonia de Sacramento, donde los exconvictos tiraron abajo los muros de la prisión y se afanaron diversos vacunos de los vecinos de la zona. Con el objetivo de cocinarlos, un preso arrancó la puerta de su celda y con la misma fabricó la que dicen fue la primera barbacoa moderna.