La Magia desde el lente de la literatura

La Magia desde el lente de la literatura

Para un devorador de libros, llevar la imaginación a través de cada una de sus líneas será mucho más rápido que tratar de cultivar semillas autoflorecientes exteriores de las cuales sólo podrás ver los resultados tres semanas después. En estas líneas no encontrarás hechizos, pero si una aproximación a lo que ha sido el papel de la magia dentro de la literatura mundial. Para ello resulta importante conocer los conceptos de bruja, maga y hechicera y ello no es tan sencillo como pensamos. 

Entre estos conceptos existe una casi invisible línea que los diferencia aunque ello posiblemente no resulte a la final tan significante ni estricto. Según María Moliner a través de su diccionario nos señala que un mago o maga es la persona quien realiza magia y por lo general se trata de un personaje fantástico que se encuentra en algún cuento de hadas y su trabajo específico es hacer cosas maravillosas y transformaciones.

Con respecto a las brujas

Estos los encontramos en ambos sexos, y se trata de personas a las que les son atribuidos poderes mágicos y que han alcanzado algún pacto con el diablo y es por ello que todo lo que realizan suele ser maligno. Con respecto a los hechiceros, se dice que estos se encuentran dotados de poderes extraordinarios y podemos encontrarlos en algunas culturas. Entre sus características resaltantes se pueden notar su aspecto repugnante y desarreglo, acompañado de un mal carácter, incluso maligno. 

Así mismo, son asociados con el conocimiento del futuro y con ello todas las situaciones que los sentidos no alcanzan a razonar pues se encuentran del lado de lo sobrenatural y maléfico. Un hechicero actúa sobre las personas o las cosas por medio de signos, palabras, objetos extraños, entre otros. 

De manera que si nos dirigimos a la literatura, en ella estos límites no se muestran del todo claros y es la razón por la que en algunos personajes se encuentran mezcladas diversas de éstas características. Pero en el caso de los auxiliares, o ayudantes de los brujos, magos o hechiceros, este comportamiento sí será siempre el mismo. 

¿Y entonces a qué hace referencia la magia? 

Según la definición que aporta José Manuel Pedrosa, la magia es ese conjunto de ensalmos, oraciones y conjuros basados en las creencias y convicciones que poseen los hombres con los que puede alcanzar una alteración moral tanto negativa como positiva a la existencia de él o de otros en su entorno, y ello por medio de técnicas, conocimientos, facultades propias de su carácter sobrenatural. 

En cuanto a la religión y la magia

Su relación es estrecha pues sus bases se encuentran arraigadas en un fluido de las culturas en donde los límites se hacen comunes pero las demarcaciones han sido definidas de manera tradicional en su parte interna. 

La definición de cada una se ha visto tocada por los arbitrarios intereses de cada época y el control espiritual que se desarrolle en la misma. Pero se podría definir la magia como ese sistema de leyes naturales que determinan el transcurso de un acontecimiento. Entonces surge la duda en cuanto al concepto de religión.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *