Se pronuncia inconformidad con los candidatos escogidos para los premios Nobel de Literatura

Se pronuncia inconformidad con los candidatos escogidos para los premios Nobel de Literatura

Nuevamente los académicos provenientes de Suecia han provocado un escándalo, esto se debe a que se aprobó la adjudicación para el Nobel de Literatura al cantante y autor popular Bob Dylan, la realidad es que se trata de una tormenta en un vaso de agua ya que esta actitud es una prueba de que el galardón se encuentra sobrevalorado por los participantes, sobre todo en el área de la literatura. Las relaciones públicas exitosas de esta academia ha logrado que el participante Bob recibe el premio en cuestión, esto es como una batalla literaria en la que solo se encuentran los más grandes y autores de talentos selectos, el top 10 del campo de la literatura.

Sin embargo, no todo es tan sobrevalorado como lo parece; la academia de nacionalidad sueca está conformada por un total de 18 señores miembros de una agrupación creada por el rey de Suecia Gustavo III aproximadamente en el siglo XVIII, esto con la finalidad de fomentar la lengua sueca a nivel del mundo, razón por la cual Nobel (noruego) designó a la suecos como los ideales para determinar quién es el merecedor de cada premio, este fue el que firmó dicho convenio donde se deja en claro la voluntad del club sub-noruego dentro de la ciudad de París, no quiso dejar a un lado a los suecos y por ello se les designó esta labor.

Quienes hasta el día de hoy con algunas considerables excepciones han cumplido de manera pésima su obligación, desde el premio a Sully Prudhomme pasando por otros premios a mediocres como: Mistral, Bjornson y Knuts Hamsun, autor de numerosas novelas aburridas en comparación con toda la literatura universal, a la mitad de los galardonados nadie puede recordarlos ni siquiera en las notas de pie de página aparecen en la historia de los premios literarios, mientras que los autores excelentes que los suecos han negado omitido han logrado una especie de pronunciamiento entre los grandes escritores, para nombrar algunas muestras se puede nombrar  a: Joyce, quien jamás fue considerado merecedor de los premios, sumando a esta lista a Proust quien tampoco ganó el nobel, Emilio Zola, Tolstoi, Nabokov y Kafka son otros ejemplos de excelentes autores que fueron ignorados por los suecos.

Independientemente si Bob Dylan es bueno o mal en la escritura, para no darle el premio los suecos argumentan que ya no existen escritores de calidad en el mundo que puedan merecer el premio Nobel de Literatura, tanto Dylan como otros más.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *